¿Melómano o coleccionista? ¡Conozca las diferencias!

Del 25 al 30 de diciembre en las canchas de baloncesto de la Unidad Deportiva Jaime Aparicio se llevará  a cabo el 26 Encuentro de Melómanos y Coleccionistas en el marco de los 60 años de la Feria de Cali, un evento que año tras año gana más adeptos y que en esta ocasión durará seis días.

En cada caja llena de vinilos se guarda una historia musical, legado de salsa, bolero y  música cubana, anhelado por melómanos y coleccionistas.

Estos dos adjetivos refieren a la forma de abordar esta pasión que corre por las venas de los que nacen en Cali o son hijos adoptivos de la ciudad y de su Feria, sin embargo muchos confunden el papel de cada uno.

Primero que todo vale la pena resaltar qué significan estos conceptos. En el diccionario de la Real Academia de la Lengua, el adjetivo melómano refiere a un individuo amante de la música mientras que coleccionista  a  una persona que colecciona cosas.

Sin embargo existen unas diferencias marcadas entre estos dos oficios y los llamados a aclararlas son los expertos, que reunirán este año a más de 18.000 feriantes por día,  para deleitarlos con música en vivo y añoranzas. Acá sus respuestas:

Rafael Quintero,  crítico de salsa (Cali)

La primera diferencia entre un coleccionista de música y un melómano, es el disco, que es el elemento central  y el objeto de su pasión.  

El coleccionista es la instancia del melómano, donde el deleite de escuchar la música ha sido capturado por la pasión de poseerla físicamente como pieza de colección.

Ser Coleccionista es una elección de vida, un universo de sufrimiento y placer alrededor de todo lo que encierra su colección,  un destino  insaciable de buscar y atesorar la música. Es una vanidad y una adicción.

 En cambio para el Melómano la pieza de colección está en el segundo plano de todo su interés. Es un ser apasionado por la música a partir de su audición, de la apreciación musical y del conocimiento que comprende el hecho  sonoro. Allí encuentra toda la dimensión de su disfrute. Un Melómano así coleccione discos, no es un Coleccionista, pero todo coleccionista inevitablemente es un Melómano.

 Eduardo Enrique Montenegro Rolon,  director revista Melómanos documentos (Cali)

 Desde mi orilla, en la que simplemente soy un guardador de discos viejos; la experiencia práctica me ha demostrado que el melómano es un ser en general con mente abierta y plural que disfruta la música más allá del medio de difusión. Además, se interesa por conocer algo de su historia porque la música como arte, es el lenguaje universal de la humanidad, sin fronteras ni barreras.

El coleccionista tiene para sí unos códigos que se inician desde la paciencia y la persistencia para buscar y adquirir grabaciones en vinilo, que presupone deben ser las originales para obtener reconocimiento al exponerlas.

En lo único que se equivocan los coleccionistas es pretender defender una exclusividad que generalmente sólo existe con muy contadas excepciones, porque una orquesta o solista bajo la óptica comercial no graba un tema, en sencillo, LP o CD para un coleccionista en particular.

 Kadid Aguilar, coleccionista y melómano Universidad Nacional (Panamá)

Melómano es quien se saborea felizmente con lo que tiene a su haber, aunque lo repita mil veces y el coleccionista es quien se la pasa rebuscando por tener lo raro, muchas veces no comercial, pero sobre todo muy bueno. Hay coleccionistas impulsivos que solo quieren tener  más y más y nunca llegan a escuchar ni el 25% de lo que tienen.

Alejandra Fierro, gerente y propietaria de las emisoras Gladys Palmera (España)

Yo soy melómana, más que una coleccionista. No me considero una coleccionista en el sentido amplio que esta palabra implica. Un melómano es aquel al que le gusta la música. Un coleccionista es alguien que se dedica a conservar un objeto musical. Pero es que mi intención es dar a conocer esos objetos, y no soy una experta en música que pueda dictar cátedra sobre ella. Yo solamente disfruto de la música, la amo profundamente.

María Claudia Giraldo, presentadora y fundadora del Encuentro de Melómanos y Coleccionistas (Popayán)

 Al melómano y al coleccionista los une el amor por la música; la disfrutan, escuchan con atención, hasta la bailan. El melómano puede ser más desprevenido, por decirlo de algún modo, no tiene la rigurosidad del coleccionista, aunque puede ser igualmente estudioso del tema. El melómano se deleita y puede investigar, pero el coleccionista además de eso querrá tener el formato original de la música. Los dos conocen del tema, el coleccionar crea la necesidad de saber más y es gracias a esa pasión que sobreviven los autores, compositores, intérpretes, orquestas, grupos, que de otra manera caerían en el olvido por falta de difusión en los medios de comunicación. De ahí la importancia de eventos que convoquen melómanos y coleccionistas para compartir música y saberes.

 Gary Domínguez,  productor artístico y fundador del Encuentro de Melómanos y Coleccionistas (Cali)

 Melómanos somos todos al momento en que cambiamos la actitud  hacia la música que  bailamos.

El melómano puede ser  un bailador, un músico, un coleccionista o un oyente común y corriente que en algún instante, se detiene y le pone cuidado a lo que estaba escuchando y gozando; se interesa por los cambios rítmicos en el tema, aprecia sus acordes, los solos que ejecutan los instrumentos, analiza  la letra y significado de la canción; va más allá del disfrute cotidiano de la música hecha para bailar y descubre su esencia, su verdad, empieza a realizar inconscientemente ese sabroso ejercicio, que en nuestra jerga ‘musicográfica’ le llamamos audición. Esto no implica que el melómano necesariamente posea la música y la atesore en físico (su colección puede ser mental y sentimental registrada imaginariamente a través de sus experiencias vividas y gozadas). Cuando al melómano le llega la disciplina y el instinto  de atesorarla en físico, ese melómano se convierte en coleccionista.

 Rafael Bassi,  musicógrafo y periodista (Barranquilla)

 Digamos con el diccionario que melómano es el amante de la música, una especie de hincha musical. Mientras que un coleccionista musical es una persona que tiene una especie de biblioteca. Hay coleccionistas que son refinados melómanos y hay melómanos que no tienen una colección musical. Generalmente a los melómanos les gusta compartir la música, en tanto que muchos coleccionistas son egoístas y no comparten sus ‘tesoros’ musicales.  Mientras tanto algunos coleccionistas han encontrado en la difusión una forma de compartir y en esa labor de divulgación se han convertido en investigadores musicales.

Daniel Olarte Mutiz,  musicógrafo, poeta y melómano (Pasto)

En este tópico, la respuesta no es sencilla y como se trata de una visión muy subjetiva, es posible que hiera susceptibilidades. Para mí, no todo coleccionista es melómano y no todo melómano es coleccionista. Entre los dos hay puntos comunes. Uno de ellos la pasión. No obstante la pasión en el melómano está cimentada en ese placer de escuchar y disfrutar las músicas del mundo y en especial la del género que lo ha conmovido. La pasión del coleccionista, quizá cimentada en el placer de satisfacción de sus egos ocultos, donde lo exclusivo es único y lo hace sentir por encima de todos los mortales. Mientras en el melómano el espíritu es abierto, en el coleccionista su espíritu es un nicho que pretende abarcar todos los objetos de la especie y por ello lo hace cerrado. El melómano siempre estará satisfecho con tan solo el esencial disfrute de

Compártelo

Más noticias

  • 20 recuerdos del Concierto de Lanzamiento de la Feria en imágenes

  • ¡Gracias Cali! El concierto de Lanzamiento de la Feria fue todo un éxito

  • Con Lisandro Meza, Niche y Guayacán empieza la cuenta regresiva de la Feria


Organiza:

Invita:

Apoya:


Pa' arriba